¿Por qué usar arcilla para la piel grasa?

Joven hermosa chica aplicando máscara de exfoliación facial en la piel. Mirando en el espejo en el baño, Envuelto en una toalla, divirtiéndose.

La pregunta sobre el sebo es, aunque sea tan importante, ¿por qué alguien querría ligarlo con arcilla? La solución es que, aunque el sebo es crucial, puede ser demasiado de una cosa fantástica. La sobreproducción de sebo contribuye a la piel grasa. Uno de los síntomas más comunes causados por la piel grasa es el acné.

Esté atento

Además, el exceso de sebo puede unirse a la queratina (restos de la piel) para formar tapones en los poros, lo que da lugar a la formación de puntos blancos o negros. La arcilla es una expresión que describe los suelos de grano fino con una mezcla de ciertos minerales y óxidos metálicos, junto con una pequeña cantidad de humedad atrapada. Juntos forman varias combinaciones de lo que los geólogos llaman silicatos estratificados. Hay más de dos docenas de tipos principales de arcilla.

Uso de la arcilla

Las arcillas tienen una larga historia de aplicaciones industriales, médicas y agrícolas. Hasta cuatro mil millones de personas en todo el mundo viven o trabajan en edificios hechos de arcilla. La arcilla como medicina se originó en la antigüedad, cuando se tomaba internamente para calmar el malestar estomacal y suprimir el apetito.

La arcilla de caolín (también llamada arcilla blanca, tierra blanca o tiza blanca), se sigue tomando por vía oral por sus beneficios para la salud durante el embarazo. En Sudamérica, la arcilla de caolín se sigue consumiendo como forma de aglutinar las toxinas del apio silvestre. Otro tipo de arcilla, conocida como arcilla de bentonita, es también un ingrediente importante en varios suplementos nutricionales para ayudar a la digestión. La flexibilidad de las diferentes arcillas contiene sus aplicaciones en productos orgánicos para el cuidado de la piel. El más significativo de esos usos es la capacidad de reducir los problemas asociados a la sobreproducción de sebo.

Investigar

Los científicos han descubierto que la bentonita es un absorbente de sebo tan potente que puede utilizarse para medir la secreción de sebo. El método general consiste en incrustar un disco de malla fina de Dacron en arcilla nueva, y luego emplear el disco en la frente durante un máximo de 3 horas. La tasa de secreción está representada por la cantidad de sebo extraído de estos discos. Este sistema indica que las personas con acné tienen una tasa de secreción de sebo tres veces superior a la de las personas sin acné.

Este tipo de estudios apuntan a una alta tasa de secreción de sebo como elemento primordial en el acné inflamatorio. El uso de la arcilla bentonita para analizar la secreción de sebo demuestra lo beneficiosa que es para unirse al sebo. Esta afinidad de unión es la causa subyacente de la adición de arcilla bentonita de los productos orgánicos para el cuidado de la piel grasa o hidratante. El enfoque en la secreción de sebo muestra una serie de procesos que interactúan entre sí.

Nota final

Los principales son la eliminación de los residuos móviles, la oxidación de los triglicéridos y el equilibrio de los niveles de microbios. El exceso de sebo crea un desequilibrio en cada uno de estos procesos, que se hace evidente cuando aparece el acné. Eliminar el exceso de sebo es un elemento importante para restablecer la salud de la piel, aunque no es el único. Es igualmente importante el aporte de antioxidantes para controlar la degradación de los triglicéridos y para aplacar la reacción inflamatoria del sistema inmunitario cuando reacciona ante el crecimiento bacteriano.

La combinación de procedimientos que se desbaratan con el exceso de sebo ilustra la necesidad de muchos ingredientes en los productos para el cuidado de la piel que contribuyen a su salud. Por ello, los productos naturales más eficaces para el cuidado de la piel deben incluir no sólo arcilla, sino también hierbas que aporten los antioxidantes necesarios y otros ingredientes para estimular el metabolismo de la piel. Buenos ejemplos de estas hierbas son el té verde, la Artemisia, la morera y otras hierbas conocidas por sus beneficios para la salud de la piel.