¿Existen beneficios probados del aceite de pescado?

Aceite de hígado de bacalao, omega3, cápsulas de vitamina D en una cuchara de madera

El consumo de comida rápida y bocadillos fritos provoca la acumulación de colesterol en las arterias, lo que da lugar a problemas de salud mortales como ataques al corazón y derrames cerebrales. Estos alimentos ricos en calorías también contribuyen sustancialmente a la creciente tasa de obesidad del país. Además de consultar al médico o sudar en el gimnasio, es igualmente importante incorporar una dieta saludable y mantener un modo de vida sistemático.

¡Toma nota!

La ingesta de pescados de agua fría como el salmón, el arenque y las sardinas, llenos de ácidos grasos Omega3, ayuda a eliminar las lipoproteínas de baja densidad (colesterol malo) y el petróleo extraído del pescado se considera una de las fuentes más potentes de ácidos grasos Omega3. Los mercados están bombardeados con muchos suplementos de omega3 pero siempre es útil extraerlo de las fuentes naturales.

El aceite de pescado proporciona una amplia selección de beneficios para una gran cantidad de dolencias de salud que se han demostrado clínicamente. El consumo del aceite derivado del hígado de pescado ayuda a eliminar la depresión, la ansiedad, la artritis, la pérdida de peso y mucho más.

Beneficios

Hablemos de algunos beneficios comprobados de este aceite para la salud.

  • Disminuye los problemas cardíacos: El aceite es considerado como el mejor cuidador del centro. Los ácidos grasos Omega3 ayudan a combatir el colesterol malo que aumenta las posibilidades de ataques al corazón y enfermedades relacionadas y ayudan a mantener el ritmo cardíaco normal.
  • Combate el cáncer: Al ser un rico suministro de ácidos grasos omega3 de cadena larga, el aceite de pescado tiene el potencial de frenar la creación de prostanoides derivados de la Cox-2 en las células cancerosas. Ambos elementos de los ácidos grasos EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico) desempeñan un valioso papel en la terapia del cáncer.
  • Trata el Alzheimer: A partir de diferentes estudios, se ha demostrado que el ácido graso del aceite es fundamental para el correcto funcionamiento del cerebro y su ingesta a largo plazo por parte de los adultos puede prevenir el encogimiento cerebral.
  • Depresión: Para eliminar la depresión y los trastornos del estado de ánimo el aceite extraído del pescado funciona como una varita mágica. Este aceite puede combatir la depresión y mejora eficazmente el bienestar emocional.
  • Fertilidad y embarazo: Las investigaciones demuestran que las madres que incluyeron el aceite de hígado de pescado en su dieta durante el embarazo dieron a luz a niños con una gran capacidad de resolución de problemas, además de una piel y un cabello excelentes.
  • Combatir la diabetes: Nuevas investigaciones indican que el aceite derivado del pescado es eficaz para disminuir el riesgo de diabetes al reducir el estrés oxidativo, que desempeña un papel vital en la progresión de la diabetes. Esa es la razón por la que este aceite se prescribe actualmente en el programa de dieta para diabéticos.
  • Un buen cabello y una buena piel: El ácido graso del aceite extraído del pescado hidrata la piel y la mantiene suave con un tacto elástico. Los ácidos grasos contienen EPA y DHA que previenen enfermedades como el eczema, la psoriasis y la soriasis y son una parte muy esencial para mantener la piel y el cabello hidratados.
  • Pérdida de peso: El aceite de pescado puede ayudar a eliminar la obesidad. El omega3 ayuda a la oxidación de las grasas al descomponer las moléculas de grasa en ácidos grasos y triglicéridos movilizando así la grasa y también ayuda a la construcción de los músculos.
  • Mejora el sistema inmunológico: El Omega3 del aceite ayuda a mejorar el rendimiento de las células inmunitarias. El salmón es el pescado perfecto cuyo aceite y astaxantina funciona como el último alimento para la salud que refuerza el sistema inmunológico.
  • Inflamación: El procedimiento para combatir las infecciones y recuperar las lesiones por parte de nuestro sistema inmunológico es la inflamación. El aceite de pescado contiene propiedades antiinflamatorias que tratan la inflamación crónica.
  • Combatir los trastornos óseos: Los ácidos grasos omega 3 presentes en el aceite de pescados como la sardina, el atún o el salmón ayudan al desarrollo de los huesos con mayor densidad, lo que previene diversos trastornos óseos. Sin embargo, el efecto puede variar con el consumo de suplementos.